Seleccionar página

 

 

LA MUJER DIRECTIVA
Evolución de los últimos 10 años
Algunos claros avances y muchas cosas aún por mejorar…

 

  • La presencia de la mujer en puestos de alta dirección es creciente y se va normalizando progresivamente, aunque sigue siendo minoritaria.
  • Hay un reparto de roles en el hogar familiar mucho más equilibrado que en los últimos diez años. Si, cierto, en el supermercado la presencia masculina ha crecido notablemente, aunque la responsabilidad del hogar sigue cayendo principalmente en la mujer.
  • En los países del norte de Europa el porcentaje de mujeres directivas es mucho mayor que en el sur. También los horarios son más concentrados y flexibles de los que pueden ser en España y eso facilita el dato.
  • La conciliación vida familiar, especialmente cuando hay hijos, sigue siendo el gran caballo de batalla de la mujer. Mujer que no quiere renunciar a su maternidad, pero tampoco a su desarrollo profesional. Sigue habiendo una gran incomprensión en este punto.
  • Las fórmulas flexibles que permiten trabajar desde lugares distintos de la oficina siguen sin generalizarse, aunque vayan creciendo.
  • La mujer directiva quiere sentirse reconocida en lo que hace más que el puro protagonismo del cargo y posición que ocupa.
  • Las tensiones ante las crecientes carreras duales son mayores. No siempre está tan claro quien tiene que renunciar y cada vez más el varón es el que renuncia.
  • Las bajas por paternidad son socialmente cada vez más aceptadas. Especialmente entre los milenials que lo asumen como un derecho sin ningún tipo de complejo.
  • La mujer sigue sacrificando su vida familiar en aras a un mayor desarrollo profesional. Continúa siendo bastante incompatible tener hijos y ascender en el trabajo.
  • Crece la sensibilidad de las empresas al entender la maternidad como un bien social a proteger más que un puro coste laboral. En resumen, vamos mejorando, pero nos queda aún mucho por mejorar…