Seleccionar página

Desmintiendo las previsiones más agoreras, la llegada de las tecnologías cognitivas, aquellas que buscan imitar los procesos racionales humanos, tendrá como consecuencia un aumento de las plantillas de las grandes empresas españolas, sobre todo en ámbitos como IT, I+D, mandos intermedios de dirección y Recursos Humanos.

Así se desprende del informe Global CEO Outlook, elaborado por KPMG, a partir del cual Visual One, estudio especializado en presentaciones y comunicación visual, ha elaborado una infografía con sus principales conclusiones.

El estudio, que fue presentado por la consultora el pasado mes de junio, analiza los principales retos que afrontan 1.200 CEOs españoles de grandes compañías, con especial hincapié en los efectos de la disrupción tecnológica en las mismas.

Esta disrupción es vista como una gran oportunidad por 7 de cada 10 directivos, y el 80 % de los participantes afirma haber invertido significativamente en tecnologías cognitivas durante el último año.

Pese al temor de que la llegada a las empresas de la Inteligencia Artificial y las tecnologías cognitivas suponga pérdidas de puestos de trabajo, el 84 % de los CEOs entrevistados aseguran que sus plantillas se verán incrementadas.

Como se muestra en la infografía de Visual One, el área tecnológica será la más beneficiada, con previsiones de crecimiento por parte del 68 % de los directivos, seguida de I+D, con un 66 % y del ámbito de mandos intermedios, con un 64 %. Otros ámbitos en los que crecerán las contrataciones serán Atención al Cliente, Recursos Humanos y Finanzas.

En el capítulo de contrataciones, llama también la atención el hecho de que 7 de cada 10 CEOs aseguran estar incorporando expertos para afrontar los riesgos derivados de la situación geopolítica mundial, con el Brexit y la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos a la cabeza de los temas más preocupantes para las empresas.

Ciberseguridad y reputación online

Dentro también del ámbito tecnológico, otra de las grandes conclusiones del informe es que, pese a los ciberataques masivos ocurridos durante los últimos meses, las grandes empresas no están tan preocupadas por la ciberseguridad como hace un año.

Concretamente, el informe 2016 señalaba este tema como el primero en el ranking de riesgos y preocupaciones de los CEOs, mientras que en 2017 la ciberseguridad ha caído al quinto puesto.

Paradójicamente, pese a esta aparente despreocupación de las compañías por la ciberseguridad, el 72 % de los encuestados asegura estar solo parcialmente preparado ante un ciberataque y un 2 % reconoce no estar nada preparado ante esta amenaza.

Del mismo modo, el riesgo reputacional es visto como el principal factor que puede afectar al crecimiento de las grandes empresas, convirtiendo la transparencia en un requisito imprescindible por el auge de las redes sociales y los medios online.

Visto en RRHH Press

Call Now Button
Abrir chat