Seleccionar página

Javier Fernández Aguado, el Peter Drucker español, es el referente de la ciencia del management (gobierno de personas y organizaciones) en lengua española. Entre otros reconocimientos, ha recibido el de Mejor Asesor de Alta Dirección y Conferenciante (Grupo Ejecutivos, 2015) o el Micro de oro a Mejor Conferenciante de Economía y Empresa (ECOFIN, 2016). En 2010 y 2019, Aefol promovió dos simposios internacionales para analizar su pensamiento. Acudieron 700 profesionales de 15 países de Europa y América. Su pensamiento ha sido analizado en la obra Pensadores españoles universales (LEO) junto a otros nueve intelectuales como María Zambrano, Julián Marías o Laín Entralgo. En 2019, Álvaro Lozano coordinó el libro coral Liderar el cambio (LID), en el que 56 profesionales y académicos de 14 países analizan el trabajo y aportaciones de Fernández Aguado. Tras obras como ¡Camaradas! De Lenin a hoy (LID), Roma, escuela de directivos (LID) o El management del III Reich (LID), el pensador español acaba de publicar 2000 años liderando equipos (Kolima), un riguroso y entretenido estudio sobre las enseñanzas de los sistemas de gobierno aplicados por instituciones de la Iglesia católica a lo largo de más de XX siglos.

¿Qué le movió a realizar esta investigación?

La Iglesia católica es la organización con mayor resiliencia y penetración de la historia. Mientras que innumerables organizaciones nacionales o multinacionales, financieras o mercantiles, duran menos de 50 años, la Iglesia ha sabido reinventarse de forma reiterada. Más allá de explicaciones trascendentes, se detectan valiosísimos aprendizajes para las políticas estratégicas y de dirección de personas útiles para instituciones contemporáneos. Lo muestro en los 72 capítulos en los que he divido la investigación.

Algunos afirman que la Iglesia católica se encuentra en decadencia

Basta observar la bulliciosa vitalidad de Schoenstatt, Camino Neocatecumenal, Iesu Communio o Hakuna, entre otras iniciativas, por no hablar de docenas de miles de parroquias en los rincones más recónditos del planeta pilotadas por entregados y aplicados sacerdotes, para desmontar esa simpleza. La Iglesia y su servicio a la humanidad se inventa y reinventa. De la sangre de los mártires brotan nuevas levas de cristianos. Y el siglo XX y los comienzos del XXI están regados por quienes siguen entregando la vida por Jesucristo, fundador de la Iglesia

Es frecuente escuchar que la Iglesia ha luchado contra la ciencia y los avances tecnológicos

Sólo la ignorancia o la mala fe pueden patrocinar esa patraña. La Iglesia fue el Sillicon Valley de la Edad Media. A lo largo de 2000 años, muchas de las mejores mentes de cada época han sido convocadas por la Iglesia y han contribuido al avance de la humanidad. Incluso personas o instituciones que la denigran plagian sus enseñanzas. Borrones, incluso criminales, como Marcial Maciel, Fernando Karadima, Luis Fernando Figari, German Doig o Theodore Edgar McCarrick no pueden nublar el buen hacer de innumerables titanes que han dado lo mejor de sí mismos: desde León I a Benedicto XVI, pasando por Gregorio VII, Roberto de Molesme, Alberico, Esteban Hardings, Bernardo de Claraval, Francisco de Asís, Ignacio de Loyola, José de Calasanz, Gemma Galgani, Juan Pablo II, Teresa de Calcuta o Carlo Acutis. Y cientos de millones de personas junto a ellos.

¿Qué va a encontrar un lector en 2000 años liderando equipos?

En sus páginas se arraciman innumerables enseñanzas conceptuales y sus correspondientes aplicaciones prácticas útiles tanto para creyentes como para agnósticos. Es un libro en el que, además de management y dirección estratégica, pueden hallarse conocimientos históricos, filosóficos, antropológicos o teológicos. Desde que fue publicado hace algunas semanas he recibido comunicaciones de catedráticos, profesionales, estudiosos y también sacerdotes y obispos que comentan la grata sorpresa ante las novedades que van hallado y su sorpresa por que se trate de la primera investigación al respecto.

Call Now Button